logo_superior
SCAM_BANNER_NOT

Buscar en el Sitio

Miércoles, 20 de Febrero de 2013 16:09

Hidroeléctricas en Santa Bárbara: cuántas hay y cuántas podrían haber

Hace un tiempo le contamos de los estudios de factibilidad que actualmente se llevan a cabo en la vecina comuna de Alto Bio bio para hacer dos centrales de paso en el rio Blanco y en el rio Trompelhueno y que han ocasionado que las comunidades indígenas alcen la voz para reclamar por una eventual violación a la Convención 169 de la OIT que prohíbe la construcción de este tipo de proyectos en territorio indígena, sin embargo, el tema de hoy es cuanta información manejamos respecto de nuestra propia comuna.

La interrogante surge debido al estudio de impacto ambiental que realiza la consultora Arcadis Chile en la comuna para la central que se construirá próximamente en el sector La Paz por la empresa brasileña Atiaia Energia.

Sin considerar el megaproyecto Angostura y que próximamente se pondrá en servicio a mediados de este año y que aportara cerca del 3% del Sistema Interconectado central, tenemos desde el año 200 las minicentrales de Peuchen (inunda 12,1 kilómetros) ubicada al costado izquierdo del rio Duqueco aprovechando las afluencias de los ríos Quilaquin y Aillín y la central Mampil ubicada inmediatamente a continuación de la anterior y que tienen una capacidad de generación de 49 MW.

Además ahora le sumamos la construcción de la Central Lleuquereo en el cauce del rio Duqueco, cuyo titular también es la hacienda San Lorenzo y que por su envergadura ni siquiera ingresara al Sistema de Evaluación Ambiental

Y finalmente es necesario nombrar la central de paso en el Canal Quillaileo cuyo diseño permite la generación de 0.8 MW por lo que sumando todos los proyectos es inevitable preguntarse hasta donde se llegará en el afán de construir megaproyectos en la comuna, sin que importe la opinión de la gente que debe convivir con ellos.

La legislación ambiental actual es bastante permisiva en este sentido y le otorga casi nulas potestades a los municipios para pronunciarse respecto de este tipo de construcciones y además los derechos de aprovechamiento de aguas no consuntivos con fines eléctricos son fáciles de conseguir, por lo cual aun están en vigencia varios que eventualmente podrían convertirse en centrales o mini centrales terminarían destruyendo lo poco que ya nos queda de patrimonio ambiental.